lunes, abril 12, 2010

Ambersunshower, Henrique Fialho

"¿De dónde trae el viento todo este polvo? No quiero saber. Ya preparé la mochila, en breve seguiré por ahí en la búsqueda de un rumbo para las astillas esparcidas por el suelo. Me estoy yendo. Hay algo en el aire que el viento trae, me estoy yendo. Todas las evidencias enterradas, un pasado entero arrojado a la berma de la carretera, me estoy yendo, una osamenta ganando músculos, floreciendo, los nervios creciendo en el cuerpo como una flor en la tierra, semillas de piel reventando sobre la carne viva, des-nacer sólo puede ser esto, estar yéndose, y yo lluevo dentro de mí para que algo nuevo nazca, estoy fecundando las tierras de mi cuerpo para que algo en él brote, algo que pueda cultivarse sin los cuidados exigidos de las huertas labradas, algo salvaje, un silbido cargado de moras, un silbido excesivo donde alguien un día buceará cada uno de sus anhelos para de allí salir con el cuerpo clavado de espinos, estoy flexionando los párpados, retorciendo los ojos para mejor observar lo que adentro me está impidiendo de estar en sintonía con lo que está fuera, me estoy yendo."

La traducción completa de este texto de Henrique Fialho, un joven escritor portugués, me parece un sacrilegio (por más que odie esa palabra). Espero que entiendan el original y todo el texto completo aquí: Ambersunshower

4 comentarios:

Sol dijo...

Y antes que publiques algo, HMBF, lo hago por mí (para compartir), no por ti! ;)

Daniel dijo...

a mí me gustan las playas, los gatos y las hojas de otoño ardiendo en las esquinas. (en tu blog vi cosas así)

también el chocolate y los comentarios fuera de lugar.

o hacerme el idiota para disimular que lo soy de verdad.(por ahora)

si un día querés me lo traducís todo. Luego podríamos ser amigos, no sé tú.

ernesto51 dijo...

Texto enigmático, inquietante, prto sin duda no nos deja indiferentes. He mal-leído (mi portugués es de andar por casa) todo en el enlace que nos ofreces, y coincido contigo, conmociona.

Un abrazo.

Sol dijo...

Gracias por pasar, Danie. Hay textos que no pueden traducirse porque pierden fuerza. Las letras de Henrique Fialho tienen mucho de eso son inquietantes (como dice Ernesto), son fuertes, desorientan. No podría hacer una traducción completa de este texto que tiene mucho de genialidad.

Y no, no podemos ser amigos, podrás visitar mi blog cuando quieras y dejar comentarios, cuando quieras, pero no seremos amigos. Mi cupo de amistades está agotado desde hace tiempo. Pero si usaras Facebook, podrás ser como Roberto Carlos y cultivar un millón de amigos. Suerte con eso!

Es una alegría que hayas leído el texto completo de Henrique Fialho, Ernesto. Una de las mayores satisfacciones del mundo de los blog es haberlo encontrado. Me sorprenda que escriba tan bien siendo tan joven. Solamente tiene 35 años y sus textos tienen una riqueza y profundidad admirables. Un digno compatriota de Fernando Pessoa. Otra alegría ha sido encontrar tu blog, ya lo sabes. Espero con ansias el regalo del domingo...uy, recién es martes! ;)
Un abrazo