miércoles, agosto 06, 2014

martes, julio 02, 2013

Abrazo



El sinónimo de deseo es abrazo. Abrazo de amante que de tan apretado quita el aliento. Brazos expertos que aprisionaron muchos cuerpos, o todos ellos…

Brazos negros como la noche más oscura en la selva africana, de pronto iluminada por la luz de un fuego ardiente. Fuegos de miles de árboles talados y convertidos en simple madera que de tanto arder será carbón negro. Arboles que ya no crecerán ni darán cobijo a los pájaros ni sombra a los hombres.

Sin embargo, ese fuego prendido del árbol reducido a trocito de carbón negro, será mucho más que cobijo y sombra, será la luz que arderá la noche más negra en la selva africana y revelará los brazos negros. Esos brazos que cuando se aferran a la piel y el cuerpo, se transforman en deseo. Un deseo más ardiente que el fuego de miles de árboles talados y convertidos en simple madera que de tanto arder será  carbón.

martes, marzo 05, 2013

viernes, enero 25, 2013

Besos robados

"Siempre hay alguien que besa y otro que se limita a permitir el beso", decía Bernard Shaw, pero si el beso robado es correspondido con pasión y anhelos de alcanzar lo infinito no merece condena, es como el hombre hambriento que roba un trozo de pan. 

sábado, mayo 26, 2012

sábado, mayo 19, 2012

sábado, mayo 05, 2012

Memoria


En el anverso de la piel —ahí donde nadie lo puede ver— todavía lleva marcadas mis manos.
En un oscuro rincón de los recuerdos —ahí donde nadie puede entrar— todavía tiene guardados mis besos.
En un cajón oculto de la memoria —ahí donde nadie buscaría— todavía atesora mis palabras: las dichas y las escritas.
Porque él y yo sabemos —y con eso alcanza— que tal vez nadie vuelva a ser todo eso que no fuimos porque no pudimos.
Y es por eso que la imposibilidad casi, casi se torna irrelevante.
Porque él y yo sabemos —y con eso alcanza— que a veces somos aunque ya no estemos.

Felizmente copiado de http://objecionario.blogspot.com/

miércoles, mayo 02, 2012

lunes, abril 30, 2012

Momento cursi





La culpa es de uno


Quiza fue una hecatombe de esperanzas
un derrumbe de algun modo previsto
ah pero mi tristeza solo tuvo un sentido

todas mis intuiciones se asomaron
para verme sufrir
y por cierto me vieron

hasta aqui habia hecho y rehecho
mis trayectos contigo
hasta aqui habia apostado
a inventar la verdad
pero vos encontraste la manera
una manera tierna
y a la vez implacable
de desahuciar mi amor

con un solo pronostico lo quitaste
de los suburbios de tu vida posible
lo envolviste en nostalgias
lo cargaste por cuadras y cuadras
y despacito
sin que el aire nocturno lo advirtiera
ahi nomas lo dejaste
a solas con su suerte
que no es mucha

creo que tenes razon
la culpa es de uno cuando no enamora
y no de los pretextos
ni del tiempo

hace mucho muchisimo
que yo no me enfrentaba
como anoche al espejo
y fue implacable como vos
mas no fue tierno

ahora estoy solo
francamente
solo

siempre cuesta un poquito
empezar a sentirse desgraciado

antes de regresar
a mis lobregos cuarteles de invierno

con los ojos bien secos
por si acaso

miro como te vas adentrando en la niebla
y empiezo a recordarte.

miércoles, abril 11, 2012

Perteneciendo

Esa penetrante sensación de pertenencia que viene del haber dejado de pertenecer por un instante.


miércoles, marzo 28, 2012

Sin papel higiénico



Convengamos que sin una causa para vivir hay muy pocas razones para hacerlo dignamente. Digamos que eso es válido para un bebe que quiere estar prendido todo el día del seno de su madre (más por cariño que por apetito), también es válido para un guri que quiere desesperadamente el bochón azul-cielo de su compañerito de escuela, como para el adulto que alguna razón de lucha tiene que tener, y generalmente la tiene, o termina siendo una planta que habla, corre, camina y a veces tiene sexo...pero tener vida de vegetal debe ser muy aburrido.

La gran cuestión es saber qué causas uno persigue. Para algunas personas es lo que se tiene como propiedad(es) y de paso que el bolsillo esté cada vez más lleno de guita para no dejar de consumir permanentemente los artículos que son tan necesarios para el confort y que tiene un tiempo de vida útil perfectamente ajustada a unos pocos instantes, suficientes éstos para que surjan otros nuevos bienes indispensables para la propia sobrevivencia en esta tan hermosa sociedad hi-tech (nuevos móviles, nuevos móviles con nuevas aplicaciones, nuevas aplicaciones que despiertan nuevas necesidades, nuevas necesidades tan alejadas de las más básicas, etc. etc. y otro etc.). Sobre esta gente, poco puedo decir: un poco de lástima me dan porque se pierden lo mejor de la existencia que es el disfrutar del gozo de satisfacer las necesidades básicas, las más subterráneas y principalmente las inconscientes. Cada cual, con su cada cual. Pobre gente!

Mi causa, cada vez más pasa por otro camino y raya casi a tener delirios de un mundo sin pobres ni ricos, sin soldaditos de plomo y los que tiran bombas y plomos, sin mujeres golpeadas y negros muertos por algún policía desequilibrado que también se declaró (autónomamente y porque su piel blanca lo posiciona en otro escalón de la sociedad) como juez e imparte y reparte condena capital por sospechoso de ser negro criminal justificando su fallo porque el negro, si es negro sospechoso de algún crimen tiene que ser. También me desvelo por un mundo más justo, inclusivo e integrado. De paso, ya que estamos, que la integración trascienda a una unión y que todos juntitos protejamos este planeta que se está yendo al reverendo carajo por propia y exclusiva responsabilidad de los humanos. Recordemos que las heces de las vacas sirven para abonar la tierra, pero las cagadas que nos mandamos los humanos la está haciendo mierda.

Que mucha, muchísima, gente no comparta mi causa, lo entiendo, porque esto de la Democracia y respetar la diversidad de pensamiento y cuanta otra diversidad haya por ahí, me sienta bien, mientras tratamos de construir algo mejor que cuaje más con la idea de mi utopía. Ahora, lo que no me banco, lo que me causa repulsión, un poco de vergüenza ajena y asco puro (todo junto) es esa gente que tiene un discurso integrador, defiende a lengua y sonrisas la gran familia humana, pero cuando llega el momento de tomar una sola decisión por la integración y los menos privilegiados, se acuerda que tiene intereses propios, un bolsillo que seguir rellenando y te deja más solo que el uno (o con los más poquitos soñadores y utópicos) que a fuerza de pura rebeldía sigue y seguirá insistiendo en que "los más infelices sean los más privilegiados". Que se hagan los tontos en una instancia importante, te den la espalda y se agachen para levantar las monedas que le cayeron del bolsillo que se les rasgó del puro peso, es más o menos, como cuando vas al baño, hacés caca y te das cuenta que el mismo hijo de puta (con perdón a las señoras meretrices) te dejó dos centímetros de papel higiénico para limpiarte el culo. 

lunes, marzo 26, 2012

De marionetas y placeres




En qué momento dejé de hacer todas las cosas que me dan placer no lo sé. No todas, algunas las mantengo por una necesidad básica de mantener cierto nivel de cordura y por el placer de sentir el gozo. Pero muchas sí, como llegar a casa, escuchar jazz y tomarme una copa de vino sentada en el sillón frente a la ventana mirando el mar, mientras el guiso de lentejas se hace lentamente en la cocina. Hace dos años que no bajo a la rambla a tomarme unos mates con mis amigas, sintiendo la caricia del viento y el olor a historia de marineros.

La rutina logró amarrarme en sus garras y alejarme de las ganas del disfrute por el disfrute, de las horas perdidas (ganadas) percibiendo olores, sintiendo, conectándome con mi esencia más femenina y humana de ser.

Hice cosas que me dieron algo  placer, por supuesto, aunque algunas por el placer de hacerlas y otras por la obligación. Viajes a lugares casi perfectos (demasiado viajes y demasiado perfectos para mi gusto), el hormiguero (un placer inigualable por la gurisada que está en la vuelta), el teatro (una experiencia que no pienso repetirla tan pronto), la gente hermosa que se me ha cruzado y la que no lo fue tanto pero que me ha servido de medida justa para saber con quién definitivamente no quiero estar ni cerca.

Soy consciente que de alguna forma alguien más mueve las cuerdas de mi ser de marioneta, la vida misma me empuja por un camino y desconozco el destino final. Justo yo, que tanto me alegraba de saber hacia dónde quería ir, en una ruta generalmente caótica pero conocida y por eso querida!

Hace frío, el mar/río rompe sus olas amarronadas e histéricas contra la rambla, tal vez por eso, o por el mensaje recibido de Hitlodeo, quise reconciliarme con mi ser y siento el olor a lentejas desde el sillón mientras John Coltrane llega, suavemente, a mis oídos y las gotas de lluvia me saludan desde la ventana...

domingo, marzo 25, 2012

miércoles, marzo 21, 2012

Pobres y ricos

"La desigualdad, a la larga, genera dolor en la sociedad" Pepe Mujica




lunes, marzo 12, 2012

Placeres

El incomparable placer de dormir en sábanas limpias...