martes, febrero 16, 2010

Le interesa seguir leyendo, Eduardo Verdú


Durante una partida audiovisual e interactiva somos el protagonista de una historia que maleamos a nuestro antojo, nos investimos de una vida que olvidaremos en cuanto apaguemos el aparato. Leyendo, en cambio, serán las páginas quienes se muevan dentro de nosotros, quienes nos alteren y nos transformen, y no únicamente durante la lectura, sino mucho tiempo después de mirar el punto final. El impacto emocional o intelectual de un escrito puede ser profundo y duradero, crucial. Con los libros quizá ya no se construya el porvenir, pero se sigue amueblando la memoria. Leer más aquí.

5 comentarios:

hitlodeo dijo...

No puedo estar más de acuerdo con el artículo de Eduardo Verdú.
Al leer un libro, de entretenimiento o de lo que sea, a mi siempre me sucede lo mismo. Arranco despacio, incluso me cuesta, pero llega un momento en que la sensación se invierte, estás metido en la historia, el escenario audiovisual está en tu cabeza, y ya no puedes parar de leer hasta ver tu mano apoyada en la contraportada.

Al leer cultivas la imaginación. Con los videojuegos cultivas reflejos y otras cosas, pero no la imaginación, porque la historia te la cuenta otro, las voces de los personajes las pone otro, etc.
¡Qué buen artículo! y que buen post Sol.
Un abrazo

Sol dijo...

Pues yo he retomado la lectura Hit! Y estoy muy contenta, aproveché las vacaciones para leer un libro y la sensación de vivir la vida de esos personajes fue tan placentera que ya inicié otro.
Pero el leer libros que uno se sienta transportado y en ese transportarse, se transforme...Leer por leer lo que está de moda, no me va...
Gracias por pasar y tu comentario
Abrazos con sabores veraniegos (aún)!

ojo dijo...

Nada como un buen libro, cuando uno lo encuentra...

Saludos!

ernesto51 dijo...

No puedo ser objetivo ya que me considero un lector compulsivo, no concibo estar sin un libro. Y necesito olerlo, deslizar las hojas entre mis dedos, oir el murmullo al pasr la página... y, por supuesto, dejarme transportar (como tu bien dices) por su historia, dejar que la imaginación recree lo leído.

Saludos.

Sol dijo...

Ojo, por fortuna hay muchos libros buenos y otros tanto excelentes.
Saludos

Ernesto, el contacto con el libro es insuperable. Entra por todos los sentidos, sí, por eso es tan mágico.
Un abrazo